martes, 15 de marzo de 2016

Perfume de libro

Como captar en una fotografía el perfume de un libro. Me encanta. Me gusta esta frase que leo en el blog de Ana Capsir.
Difícil en una sola foto, pero evocar el perfume de un libro, me parece sublime.
La historia de Roma a través de las novelas de Colleen  McCullough: El primer hombre de Roma, La Corona de Hierba, Favoritos de la Fortuna,  Cesar, sus mujeres, su caballo... en ellos de siente el olor de Roma, a tierra mojada después de la lluvia, a mar, o como diría Andrea Camilleri, es El olor de la noche.
:
Elizabeth y su jardín alemán, trae otra fragancia, a lilas y rosas. Walden a hojas de Otoño y aves en libertad.
Incluso el aroma de todas las novelas de Agatha Christie, escritas muchas de ellas en la mesa de la cocina, siempre bien resueltas, no cogidas por los pelos.
Y    finalmente la esencia mística que para mí tuvo: Come, Reza, Ama, el libro que me reveló el secreto de la meditación, buscado durante años y explicado tan clara y sencillamente por Elizabeth Gilbert, describiendo sus dificultades y las mías.
Son  libros que en este momento me llegan a la mente como efluvios espirituales, cuando la tinta deja de ser protagonista por la tecnología, pero el perfume que trae un libro permanece intacto, para quién lo quiera percibir. Ah, y no quiero olvidarme de Petros Márkarís, por las calles atenienses, arriba y abajo, a café, clavo y canela.

No hay comentarios: