viernes, 30 de diciembre de 2016

La belleza de lo nuevo

Hoy acaba un año especial. Comienza otro que a priori, me gusta más, acaba en 7, en 17, dos números que me gustan mucho y empieza por 20, en fin, precioso en su composición, para mí . En cambio 2016 no significaba nada, pero ha tenido una gran sorpresa que me ha hecho feliz. No quiero seguir con estas elucubraciones de adivino con poco acierto y espero que el año que comienza siga ofreciéndome la alegría y la ilusión de ahora.
Toca dar gracias por los dones recibidos, pedir que la salud esté con nosotros y si es posible que nos sonría la diosa Fortuna.
Henry, Pegui y Goldi, se fueron y llegó una loquita Vero, Vebur o como quiera llamarla Lara, ya que la recogió y viven juntas, pero nos acompañan a menudo y pone el toque travieso e impulsivo que hace más divertida una casa.

Cómo tener una vida larga y feliz

Pegui pasó un día de Navidad nerviosa, ilusamente creímos que estaba mejor porque se movía más de lo habitual, sin embargo la mañana del 26, la encontramos fría, cerca del cesto donde se acomodaban las tres.
Como hacía un bonito y soleado día, saqué a Yaky y Goldi para aprovechar el calorcito del mediodía. Luego ví a Goldi atravesar la terraza y llegar a la escalera, pensé que había mejorado porque no creía que pudiera moverse así.
Un rato después no estaba y pensé que se había acomodado en algún rinconcito, más tarde metí a Yaky dentro en su cestito compartido y busqué a Goldi. Sin resultado, se había escondido tan bien que no pude encontrarla, la llamé y por primera vez, no acudió.
No he vuelto a verla, era escandalosa y chillona, pero se fue en silencio, sin llamar la atención de nadie, cosa que había hecho habitualmente durante sus 17 años. Era una gata independiente, poco cariñosa, pero amable y respondona, fuerte y segura, que tuvo una vida agradable sin sufrimientos ni sobresaltos, que no salía a la calle porque disfrutaba de su casa y del verde salvaje que nos rodea. 

Cesto compartido

Pegui fue una gatita linda, clarita, con sus ojos de cielo, pero por algún motivo psicológico que no conocemos, por una esterilización temprana, depresión o lo que fuese, desarrolló un afán por la comida que la convirtió en una gata obesa. Tenía un hermano querido, Pego, que con el tiempo y por solidaridad, también fue un gato gordo, creo que juntos fueron felices, pero una mañana, Pego no estaba en su lugar acostumbrado y nunca más volvimos a verlo. Pegui se adaptó y siguió con su vida tranquila, le tuvimos que quitar sus estropeados dientes y adelgazó. En los últimos tiempos compartía cesto, a modo de geriátrico con Goldi y Yaky. Se movían poco y si había sol, las sacaba un ratito a la terraza.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Se van por Navidad

Como cada año toca recordar a los felinos que comenzaron el año con nosotros, pero desgraciadamente no llegaron al siguiente. Nuestras chicas mayores, intencionadamente, protagonizaron la felicitación Navideña, pero no fue amuleto que les trajera suerte para continuar. Las dos mayores no llegaron al 27 de Diciembre. Elegí unas fotos de jovencitas, porque un día fueron hermosas y así es como queremos recordarlas

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Los viajes de Henry



En Diciembre toca reflexionar sobre el año que va a terminar y cómo éste ha resultado ser diferente, en primer lugar recordaré, como siempre, las ausencias.
Henricito tenía una vida muy aventurera, desaparecía cada vez más días o meses por eso cuando volvía, nos alegraba mucho más. Este año, lo hemos esperado inútilmente, no ha venido y nos gustaría que no le hubiese pasado nada, que esté en algún lugar, donde le amen y sea feliz.  Pues claro: Era nuestro principito y como él, viaja de planeta en planeta conociendo personajes, algunos tan amorosos como el zorro, que le dedican  hermosas palabras y aunque no lo veamos, porque lo esencial, es invisible a los ojos, lo queremos y lo recordamos. Por eso no estoy triste.
No me puedo quejar de este año, empezó bien y hasta ahora, pienso que va a terminar mejor. Voy a esperar unos días más para poder decir, como en la película, mejor imposible.



domingo, 20 de noviembre de 2016

Podar y renacer


 Las hortensias necesitaron una poda intensa, para eliminar todas o casi todas las ramas y hojas secas. Daban una pena inmensa, unos arbustos tan exuberantes, tan bellos que  Miguel decía, de ese pasillo verde, lila, azulado y rosa: La Selva. Sin embargo, el verano se encargó de trocar ese vergel en secarral, -palabra de Lara-, aunque aplicado a otro lugar.
Y este punto de perecer o casi, me lleva a las reflexiones de un monje budista, soltar y dejar ir, dejar ir toda esa maraña de ramas secas, podar y dejar la planta bajo mínimos, en la foto aún hay que volver a eliminar más, que sólo quede lo esencial para volver a la vida.
Así ha sido, tras unos pocos días de lluvia, algunas ramas tienen pequeños retoños verdes que se convertirán en hojitas, son pocas, pero las suficientes para una nueva floración, aún más fuerte y bella.
Soltar el orgullo, el sufrimiento, el apego, la rabia, el miedo. Todas esas emociones dañinas que estaban ahí de siempre y eran como las ramas secas. Podar. O meditar. Para escuchar cada día lo que la mente tiene que decir: Tu tiempo tiene fecha de caducidad y hay que aprovechar cada segundo para mantener la serenidad, la felicidad. Con paciencia, tolerancia, amabilidad, resumiendo : AMOR. 
Para florecer, -como dice Sarah Ban Breathnach- allí donde estés plantada. Y añado, todos los años de tu vida. Como las hortensias.


En la entrada del día 5, se ven las hortensias y Minni, como eran antes de sufrir los rigores estivales o los vendavales de la vida.



sábado, 5 de noviembre de 2016

Los colores de la lluvia

Un día del pasado mes de Noviembre tuvimos un atardecer inolvidable. Caminaba por un prado donde nace un arroyuelo, cuando el sol, justo antes de ponerse después de un día frío y gris, llegó hasta un estrato despejado del horizonte y derramó una suave y brillante luz que casi parecía matinal (...) Era una luz imposible de imaginar un instante antes, y el aire era tan tibio y sereno que aquella pradera se convirtió de repente en el paraíso (...) y sentimos que asistíamos a un instante sagrado.
                                                          Henry David Thoreau

No he copiado todo el texto de la hermosa descripción del atardecer de Henry, ni siquiera cuando hace la comparación habitual con nuestra mente y nuestro corazón, que en esta ocasión pueden caminar en busca de otra iluminación menos terrenal.
Este día de Noviembre, no es sólo gris, es lluvioso y frío, desapacible me gusta a mí decir. Llueve sin cesar y es difícil continuar con el Edén, con el paraíso del párrafo anterior, pero no me voy a dejar llevar por la melancolía del ambiente, y voy a encontrar la luz que puede iluminar este día.
Las bellas hortensias sufrieron los rigores de este verano madrileño tan cálido y seco, algunas ni siquiera han podido soportarlo, la vinca pervinca, la forsitia, las rosas y alguna más, que en este momento no recuerdo su nombre, pero llevaban conmigo muchos años, han desaparecido y parece difícil que este riego tardío les devuelva la vitalidad perdida.
Eso es lo que vió Miguel aquel domingo y con una certeza impropia de sus años dijo: -¡Están marchitas!
Ahora y gracias a este y otros días tan mojados y aparentemente tristes, las plantas están recuperando las energías perdidas y tras un periodo de descanso, volverán a florecer y alegrarnos con sus verdes, azules, rosas, rojos,blancos, amarillos y todas las gamas que la Naturaleza nos regala.



jueves, 27 de octubre de 2016

El Edén

Dicen que el platino es un metal noble, más que el oro o la plata, yo no entiendo de eso, pero ayer, el mar que otras veces era plata, se veía platino.
Más potente que el acero, más como aquellos que de niños llamábamos luceros, porque brillaban más que las estrellas.
Hoy el Sol juega al escondite.
Y se la queda, y cuenta veinte
y te busca y... te encuentra.
Y se vuelve a esconder y lo buscas.
En todos esos encuentros, ilumina este mar verde-gris, llenándolo de estrellitas de platino. Es El Edén.
Mi Paraíso de este Otoño, pleno de encuentros, donde hasta los gatos,
juegan al escondite con las gaviotas.


Cumplir años

Mi recuerdo entrañable y bonito para Juli en este día

jueves, 6 de octubre de 2016

Pérdidas y encuentros

No hay nada más bello
que lo que nunca he tenido.
Nada más amado
que lo que perdí.


A ami amiga Encarna, le gustaba mucho esta canción, creo que se llama Lucía, a mí también me gusta, reconozco que J.M.Serrat es buen compositor, incluso buen cantante que escuchábamos con placer hace años. Hoy me viene a la memoria, para entender emociones y momentos del pasado, que entonces no me detuve a analizar, pues bastante tenía con intentar sobrevivir.
A estas alturas y como en una continua meditación: miro los pensamientos, los analizo para entender su procedencia, -su razón de ser- y con cariño, los dejo ir. Algunos como estos, merecen un repaso desde la distancia, desde el conocimiento y desde la curación. Todo, diría mi maestro Thoreau, es parte del camino que hemos de recorrer y afortunado quién sienta que ha aprovechado las enseñanzas de lo que le tocó vivir.

domingo, 2 de octubre de 2016

De estrellas y otras iluminaciones

En el año 1976, con el buen tiempo, apareció en el firmamento una estrella fugaz, tan fugaz que no pude verla, se esfumó y sólo quedó un agujero negro, de esos que hay tantos en el Universo. Quizá fue por no tener telescopio u otros medios adecuados y porque el miedo a la oscuridad, me impidió salir cada noche a esperarla.
Ahora en 2016, en el siglo de la tecnología, los planetas y satélites se han alineado de tal modo que vuelve a ser visible aquella estrella perdida. Será por Venus, por Atenea o por la diosa Fortuna, pero la luz ha convertido el agujero negro en celeste y la ilusión de que brille cada noche invade mi alma de paz y serenidad. Y de gratitud. Mis tres palabras favoritas en este momento.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Sanar heridas

Hace 20 años, tuve un gatito con inmunodeficiencia felina, el veterinario dijo que le quedaba un mes de vida, entonces era nuestro único gato. Me propuse que ese mes iba a ser todo lo feliz que pudiese. Con buenos cuidados y especial alimentación, vivió 3 años más, Durante ese tiempo tuvo problemas de salud, de tipos diversos, uno de los más frecuentes eran las heridas, una especie de agujeros, que se cerraban en falso y luego había que reabrir y desinfectar, hasta que con más tiempo y medicinas se curaban de verdad.
Eso nos pasa a veces, las heridas se cierran superficialmente y en algún momento es necesario abrir para sanar desde el interior, lo que la memoria y la supervivencia alojaron en el último rinconcito.
Es una herida y vuelve a doler, pero en el equipaje del viajero que regresa a Itaca, se encuentra el bálsamo, que no es el Fierabrás de D. Quijote, más bien es de Hipócrates y de esa Ítaca que te ha hecho más sabio, por las experiencias y porque ya sanado, puedes seguir el camino que un día quisiste. El  auténtico sendero, el  que lleva al valle de las rosas, pero había que atravesar primero el de las  grandes espinas y cuando al fin, lo logres, la armonía te acompañará para siempre.

La foto no es de Lino, sino de la guapa Melisa, igual de negra que él, pero más querida por la fortuna, espero.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Viaje a Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Itaca, 
ruega que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
Que sean muchas las mañanas de verano
en que llegues, con placer y alegría
a puertos antes nunca vistos
                           
                       Versos del poema Ítaca de   CONSTANTINO KAVAFIS, de ascendencia griega, que nació en Alejandría en 1863- 1933, de gran cultura greco-latina, escribió mucha poesía que pulía hasta encontrar la perfección, como se puede ver en este, mi favorito, que termina así:

Y si de regreso a Ítaca, la encontrases pobre,
ella no te engañó, auténtico como eres ahora, 
sabio por todo lo que has experimentado
entenderás qué significan todas las Ítacas de la vida

Ítaca es la casa de donde salimos y adonde regresamos, como Ulises,  con hermosas o difíciles situaciones, oscuridad y miedo, olas inmensas, nácar y coral. Cuando ya te aproximas, la sencillez, la gratitud, tesoros ligeros que no harán zozobrar tu nave y la brújula de la serenidad te indicaran el rumbo correcto, el lastre que has de abandonar y en quién has de confiar para que tu llegada tenga final feliz.

martes, 6 de septiembre de 2016

La alegría de despertar

Hoy copio una entrada del día 27 de Agosto que escribí en el teléfono en el momento que se producía, pero luego quedó dormida esperando el momento de llegar aquí.

Tiros y más tiros. Así me han despertado hoy. Ruido de muertes sin sentido. Conejitos que tienen unos meses y salen de su madriguera sin percatarse del peligro del depredador humano, que ha salido a divertirse, matando. No porque necesite comer, como el lince, sino porque necesita hacer algo distinto, es sábado. Deja su trabajo habitual y vuelve a sus instintos más primarios y peores. Mata sin motivo, como deporte, -dicen algunos- para luego presumir de cuantas piezas ha cobrado, de que ningún animal se resiste a su tiro certero. Normalmente van en grupo y supongo que la diversión sigue cuando se relatan sus hazañas deleznables.
Pienso que también muere esa diligente madre perdiz que camina delante de sus polluelos, cuidándolos, enseñándoles el camino y lo necesario para subsistir.
Oigo tantos tiros y tan seguidos, que ya no quiero seguir imaginando, duele empezar el día así.
Hace unos 7 años pasé por una situación que despertar era volver a una realidad ingrata y aunque felizmente se ha resuelto, mi cerebro guardó durante mucho tiempo, una terrible sensación de angustia. Años, pensando que iba a ser así el resto de mi vida, intentando recomponer mi estado de ánimo para empezar el día, hasta que entendí su funcionamiento y no se si está bien empleada la palabra, pero creo que es por la plasticidad del cerebro que conseguí cambiar esta pauta.
Decidí contraatacar con toda la positividad posible, viendo y valorando todo lo bueno que hay en mi vida, que es mucho y ciertamente, he conseguido que el malestar mañanero desaparezca casi por completo y siempre queda la posibilidad de razonar y agradecer.
Hasta que llegan los llamados cazadores e interrumpen tus sueños y no puedes encontrar nada bueno en eso, Sólo escribirlo. 

sábado, 27 de agosto de 2016

Saber encontrar el mejor camino

¡Oh, profundidad de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios
¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!
                                                                 Romanos 11,32
Hace tiempo que no me refería a la Biblia, que como todos los clásicos siempre merece una reflexión y una atención sea uno judío, cristiano, agnóstico, escéptico  o cualquier otra cosa. También recuerdo haber mencionado esta última frase en otra entrada, aludiendo a cosas inesperadas que nunca pensamos que pudiesen suceder...pero ocurren.
Mi pensamiento de hoy, sin embargo, es más como la tragedia de Sófocles: Edipo, Rey o como la historia de Rea Silvia y los fundadores de Roma: Rómulo y Remo. Con sus oráculos adivinando el aciago porvenir, los seres humanos intentando evitar los acontecimientos indeseables por tortuosos caminos -pues no encuentran nada mejor- y finalmente... las predicciones se cumplen y Edipo derrota a su padre y le da muerte, sin saberlo, eso sí, y Rea Silvia dejó de ser una virgen vestal y sus gemelos cumplieron con creces su leyenda.
Al final voy a pensar que somos tan insignificantes en el Universo, que poco podemos hacer para cambiar el Destino. Quizá sólo aprender a buscar caminos menos intrincados, esperando siempre que la solución al problema vendrá a tiempo y será buena.
Eso decíamos en clase de yoga ; Nunca te conceden un deseo, sin darte la facultad de convertirlo en realidad, que no es lo mismo, pero casi.
Lo difícil es,  adivinar cual será  el mejor camino.

lunes, 15 de agosto de 2016

Poemas budistas y gatos

Aprender o descubrir algo nuevo cada día, es un regalo que recibimos y podemos disfrutar, si somos capaces de tener plena conciencia de ello. Hoy he conocido que en la Biblioteca Nacional de Thailandia, existe un manuscrito llamado: El Libro de los poemas de los gatos o Tamra Maew, parece que tiene más de 600 años y no se conoce su autor, aunque monjes budistas apreciaron su valor y lo han traducido para difundir sus leyendas,  no sé si estará en español. Seguiré buscando.
Nos cuenta, que cuando una buena persona muere, su alma suele cobijarse en el cuerpo de un gato y continua creciendo como ser espiritual. Sigue siendo la teoría de la reencarnación, pero ¿Quién puede tener esta u otras certezas?
Los gatos nos enseñan a  apreciar cada instante, a meditar y según el monje Hsing Yun tienen un gran poder sanador para el alma y el cuerpo. Como tantas otras veces, está ahí para quién lo quiere ver y apreciar.

sábado, 30 de julio de 2016

La mar serena


Me siento agradecido por todo lo que tengo y todo lo que soy.
                                                                                   H. David Thoreau

Agradecida por estar mirando este mar azul, verde, turquesa, ocre, siena y bitumé en las rocas, oscuras y doradas. Este bitumé, no sé porque lo denominaban así, pero es el mismo tono que tanto me gustaba cuando dar color a un lienzo en blanco era una satisfacción para mí.
Ahora pienso que, capturar este inmenso azul mediterráneo es imposible sin verlo. Imposible no, siempre hay algún artista con ese gran don.
Es un placer y no pequeño, además de mirar el mar, que ya lo decía en una canción Luc Barreto, hacer mindfulness, sentir profundamnete la frescura del agua dando tal ligereza al cuerpo que te hace ser protagonista del ballet del Lago de los Cisnes, sin esfuerzo, sin ensayo y consiguiendo la mejor actuación de tu vida.
Olas de mi color favorito que rompen en la arena, como esponjoso merengue,dulce y sonoro.
Cada sentido se lleva su parte de felicidad, el olfato: ¡Rico y sensual!, el gusto: Agradablemente salino, el tacto: resbaladizo de seda y finalmente el oido: sonoridad marina, música clásica en días tranquilos como hoy.
Agradecimiento por conseguir una meditación gozosa en este pedacito de mar y poder llevarme tierra adentro, mucha energía positiva.

miércoles, 6 de julio de 2016

En verano, vacaciones

Una vez más nuestra Yaki se ha ido. Durante muchos años se fue a pasar el verano en un lugar desconocido para nosotros. Cuando llegaba Mayo  o Junio, desaparecía para volver en Septiembre, Octubre o cuando empezaba el frío. Eran sus vacaciones estivales y volvía con muy buen aspecto, como si no le hubiesen faltado comida ni cuidados.  Esto se repitió muchas veces y su vuelta era un gran motivo de alegría. Sin embargo, ahora no es igual, 15 años y un atropello, del que milagrosamente se recuperó, la habían debilitado y era una gatita frágil con muchos problemas para comer y para hacerse oír. Ella que fue en su día la gata que más hablaba, había perdido su característico maullido, aunque no la capacidad de comunicación. Ni el fino oído, venía rápidamente cuando la llamaba.
Ahora no está y me cuesta pensar que puede volver como antaño, pero me gusta trabajar el optimismo y espero que un día me de la gran sorpresa de volver a ver sus grandes y bonitos ojos verdes. Y como tantas veces, decirle : Vuelve Yaki.

domingo, 5 de junio de 2016

Planazo de madre

Lo que más me apetezca en ese momento. Pero sobre todo quiere decir que puedo hacerlo a la hora que me plazca y leer mientras como, y luego irme al estudio, tumbarme en el sofá y leer hasta que me vaya a dormir. Y también puedo hacerme un café, un té o un vaso de agua, sin tener que hablar con nadie, ni hacer nada para nadie. Y después puedo volver con mi libro y acostarme cuando me canse y seguir leyendo en la cama.
-¿Y eso es lo que te apetece hacer? preguntó su hija adolescente.
-Sí, de vez en cuando, eso es lo que me apetece.
De la novela Sangre o Amor de la escritora estadounidense DONNA LEON, que reside en Venecia y construye entretenidas obras de misterio, donde el inteligente comisario Brunetti, la eficiente Elettra y la belleza de Venecia y sus canales nos hacen pasar muy buenos ratos a miles de seguidores en todo el mundo.

Planazo de madre lectora que comparto, que junto a otros similares, como tomar un baño caliente en invierno, de 20 minutos mínimo, leyendo a Elizabeth Von Arnim, Thoreau o lo que en ese momento más motive. Placer sencillo de madre o de cualquier persona que se identifique con la situación y sea feliz viviendo hermosos momentos con un libro.

martes, 31 de mayo de 2016

Mi realidad y la tuya




Hoy he leído que sufrimos más por lo que interpretamos que pasa, que por lo que realmente sucede. Estoy totalmente de acuerdo, puedo recordar varios episodios de mi vida en los que me he sentido herida y terriblemente infeliz por comportamientos que no sólo no entendía, sino que me negaba a asumirlos y me angustiaban profundamente.
Viéndolo a cierta distancia y después de trabajar bastante la mente, para que el cerebro trabaje a mi favor y no en contra, me doy cuenta de esa realidad, que nos hace pasar gran parte de nuestra vida disgustados, enfadados y preocupados por el comportamiento de otras personas, cosa que desde luego escapa totalmente a nuestro control.
Creo que esta es una de las pocas cosas que he aprendido y tengo la seguridad de que es cierto, no podemos cambiar las preferencias ni la manera de comportarse de los demás. Se puede argumentar que a veces la respuesta viene dada por una actitud nuestra inadecuada, pero aquí entraríamos en la discusión de lo inevitable, lo que ha sucedido ya no se puede cambiar.
Conclusión: No debemos dar a nadie el poder de hacernos daño.
Mis pequeños felinos, el único daño que provocan, es cuando desaparecen, no hay nunca malas interpretaciones como con los animales humanos.
.

martes, 19 de abril de 2016

El campo de judias

Así llama Thoreau al capítulo de Walden donde cuenta como cuidaba su huerto en el que había sembrado judías y dice que era un campo a medio cultivar, por lo mucho que a él le gustaban las plantas silvestres. Esta tarde mientras plantaba las mías, poquitas, con una meditación venturosa, recordando aquel episodio, me he sentido feliz del intenso contacto con la tierra. De usar una azada,como la de Henry,supongo, que cantaba alegres melodías suizas.
 Celebrando también poder cuidar y plantar flores, no como Elizabeth von Arnim en  Elizabeth y su jardín alemán: ¡Si pudiera cavar y plantar yo misma!  sufriendo por no poder hacer ella, las tareas reservadas al jardinero.
Yo puedo, y seguramente no desdeñaría la ayuda de un profesional, pero la tarde  se ha convertido en  una meditación gloriosa, quizá no tan zen, pero sí mindfulness, con gran provecho para el cuerpo y la mente. Las judías tardaran un tiempo en brotar, mientras repasaré el párrafo de Walden para disfrutarlo aún más. Las dos cosas, la lectura y el nacimiento de las hermosas hojas.
La foto es anterior a la siembra y el invitado Ulis, a quien presentaré en breve.

domingo, 17 de abril de 2016

Foto irrepetible

Este año la glicina llega tardía y aún tiene pocas flores, pero ha acudido como otras primaveras a su cita anual. Se pone hermosa, inundando todo con sus delicados colores, su delicioso aroma y su belleza intensa que disfruta del Sol. Así eran ellos, guapos y bellos como la glicina, siempre disfrutando del Sol, de la siesta, de las caricias... y duele pensar que ya no. Que ya no están, que Piecito una mañana, había desaparecido, unos meses después, se notaba la falta de Pou y luego, una triste noche de Octubre, recogí a la querida Briseida tendida en la acera, como un peluche bonito, pero sin la vida que la había hecho ser la gata especial que ella fue. Sin embargo, el llanto no nos debe impedir ver las estrellas y en las adversidades es primordial encontrar nuevos estímulos para sentir sino felicidad, paz y serenidad y entonces aparece Antígona, nuestra Goni, que si no puede borrar el recuerdo de los que ya no están, nos consuela con su carácter alegre y jovial. No se podrá hacer la misma foto, pero como tantas cosas en la vida, cuando se busca el lado bueno, se puede componer una imagen de glicina y Goni totalmente satisfactoria. En cualquier momento.

martes, 15 de marzo de 2016

Perfume de libro

Como captar en una fotografía el perfume de un libro. Me encanta. Me gusta esta frase que leo en el blog de Ana Capsir.
Difícil en una sola foto, pero evocar el perfume de un libro, me parece sublime.
La historia de Roma a través de las novelas de Colleen  McCullough: El primer hombre de Roma, La Corona de Hierba, Favoritos de la Fortuna,  Cesar, sus mujeres, su caballo... en ellos de siente el olor de Roma, a tierra mojada después de la lluvia, a mar, o como diría Andrea Camilleri, es El olor de la noche.
:
Elizabeth y su jardín alemán, trae otra fragancia, a lilas y rosas. Walden a hojas de Otoño y aves en libertad.
Incluso el aroma de todas las novelas de Agatha Christie, escritas muchas de ellas en la mesa de la cocina, siempre bien resueltas, no cogidas por los pelos.
Y    finalmente la esencia mística que para mí tuvo: Come, Reza, Ama, el libro que me reveló el secreto de la meditación, buscado durante años y explicado tan clara y sencillamente por Elizabeth Gilbert, describiendo sus dificultades y las mías.
Son  libros que en este momento me llegan a la mente como efluvios espirituales, cuando la tinta deja de ser protagonista por la tecnología, pero el perfume que trae un libro permanece intacto, para quién lo quiera percibir. Ah, y no quiero olvidarme de Petros Márkarís, por las calles atenienses, arriba y abajo, a café, clavo y canela.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Progreso

Hoy, el candidato Pedro Sánchez está intentando su investidura para formar el próximo gobierno de España. Parece que no lo va a lograr, pero eso no es relevante para mi comentario.
Durante todo el día he oído discursos políticos, que repetían una y otra vez la palabra: Progreso y sí, parece que como sabemos, el diccionario dice, que es sinónimo de avance y desarrollo. Sin embargo, cada uno de los diputados que la pronunciaban, se atribuía un significado mágico y excelso, que sólo tenía él o ella (hay que ver lo que me gusta hablar en masculino) y me recuerda aquella gran canción de Roberto Carlos, que me apetece recordar y que todos los que la pronuncian tan alegremente debieran tener en cuenta.


Yo quisiera no ver tantas nubes oscuras arriba
Navegar sin hallar tantas manchas de aceite en los mares
Y ballenas desapareciendo por falta de escrúpulos comerciales
Yo quisiera ser civilizado como los animales  
Yo quisiera no ver tanto verde en la tierra muriendo
Y en las aguas del río los peces desapareciendo
Yo quisiera gritar que ese tal oro negro, no es más que un negro veneno.
Ya sabemos que por todo eso vivimos ya menos                                                                     
Yo no puedo aceptar ciertas cosas, que ya no comprendo
El comercio de armas, de guerra, de muertes, viviendo
Yo quisiera hablar de alegría en vez de tristeza, mas no soy capaz
Yo quisiera ser civilizado como los animales
Yo no estoy contra el progreso, si existiera un buen consenso
Errores no corrigen otros, eso es lo que pienso

Falta la primera estrofa, pero éstas no tienen desperdicio. Creo que pertenece letra y música a este cantautor, que en los años 70, tuvo grandes éxitos  y merece un lugar junto a otros filósofos y literatos por su aportación para un mundo mejor.
ROBERTO CARLOS, nació en Brasil, en  1941. Escribió bellas canciones, algunas como esta cuando aún nadie hablaba de ecología. Y acabo de leer que no le gusta el marrón, sino el azul, una coincidencia más conmigo, que celebro.

lunes, 15 de febrero de 2016

domingo, 14 de febrero de 2016

Feliz día de San Valentín

Con la pareja más joven y romántica. Ella es alegre, siempre dispuesta al juego, simpática con otros gatos, no le asusta el rechazo inicial, sabe que finalmente logrará ser admitida. Es la experiencia que ha adquirido en su escaso año de vida. Nera es la excepción, la ve pequeña y le pega, pero casi nunca se encuentran.
Es curioso que no haya desarrollado la misma confianza en los humanos, tiene miedo. Esto me hace pensar que ella nació en una casa. Que la abandonaron enferma o enfermó en la calle. Nos permitió tocarla desde el primer momento y demuestra un gran afecto por los que conoce a la vez que mucho temor por los extraños.
Y él es Krasty, va a cumplir 2 años, un gatito guapo y un poquito especial, se cae con más facilidad que los demás y no sabe bien como se llama...
Me encantaría que su vida fuese lo más natural posible, pero por desgracia no puede ser y pronto habrá que llevar a nuestra Antígona a que el veterinario la esterilice. Tener una camada de gatitos es una de las cosas que me produce más felicidad, sin embargo no puede ser. Los nuevos gatitos encuentran casa con dificultad y tenerlos dicen que es un acto irresponsable, hay muchos abandonos.
Es cierto, aunque no termino de asimilarlo y me parece que en el futuro, esta manera de impedir que nazcan más, se considerará bárbara. Hoy a mí me lo parece, pero tampoco sé otra mejor y ni siquiera puedo hacerme cargo de nuevos bebés dado lo prolífico de las gatas y su esperanza de vida.
Así son hoy las cosas, espero un futuro mejor y mientras tanto nos haremos lo más felices posible, el 14 de Febrero y todos los días.

lunes, 8 de febrero de 2016

Maestros de la buena vida

La filosofía griega no nos brinda un solo modelo del buen vivir, sino varios. Siguiendo los pasos de la tradición socrática: Podemos conocernos a nosotros mismos, podemos cambiarnos a nosotros mismos y podemos crear nuevos hábitos de pensamiento, sentimiento y conducta. Todos concuerdan en que la filosofía puede ayudarnos a vivir mejor, pero a la hora de dar una definición del buen vivir, no existe una única respuesta. Hay que darle a la gente la capacidad de reflexionar sobre los múltiples enfoques de la buena vida y dejar que experimente , innove y decida por sí misma, de lo contrario el proceso educativo sería pasivo. La idea de Sócrates de que el buen vivir  es racional, autocontrolado y autosuficiente es parte de la respuesta, pero no todo.
                                                                         Del libro Filosofía para la vida  de
JULES EVANS, no puedo seguir con este autor la pauta de los demás. Año de nacimiento, creo que en el libro dice que tiene 34, más o menos 1978 y más que una reseña biográfica, que no la sé, porque no he encontrado más de lo que él habla en su libro de sí mismo, lo que puedo decir, es que me ha encantado.
 Empieza con el fresco de Rafael Sanzio: La escuela de Atenas y nos va contando de forma amena e interesante las principales lineas del pensamiento de los filósofos allí representados. El libro tiene muchos otros protagonistas, antiguos y modernos, incluso personas más o menos anónimas que de alguna manera tienen una vida más espiritual o filosófica que la mayoría y puede ser atractiva para
los lectores.

sábado, 30 de enero de 2016

Descubriendo

Este año, la tristeza del final de Enero se ha tornado seda de delicado rosa.
Belleza suave de cuarzo rosa, que según dicen,
cambia la energía negativa por vibraciones de Amor.
Que conecta con el niño que fuimos
Volver a la inocencia. Asombrarse. Mirar.
Luz azul celeste contra la primera flor rosa,
que no es rosa, sino almendro.
Recordando a Juli.

lunes, 11 de enero de 2016

Asuntos pendientes

Llega un día en el que te das cuenta de como se consume la vida y de que cada vez te queda menos, además como dice Marco Aurelio en el libro III de las Meditaciones, aunque vivieses mucho más, tampoco sabes si tu mente estará en disposición de razonar bien las cosas. Es una gran verdad que siempre habría que tener en cuenta y que últimamente estoy percibiendo con mucha claridad.
He tenido que retirar y guardar objetos personales y enseres de alguien que aunque aún vive, no puede hacerse cargo ni siquiera de su persona por el grave deterioro mental, que según Marco Aurelio, ya ocurría con frecuencia en aquel tiempo. A pesar de eso, la civilización romana tenía un alto reconocimiento de la experiencia y el consejo de los mayores y el Senado fue uno de los pilares en que se basó su grandeza. Este es tema para otro día. 
Ahora me planteo que es fundamental terminar asuntos, que a nadie le interesan tantas cosas superfluas de las que nos rodeamos en nuestra vida diaria, que si me gustan, debo disfrutarlas al máximo. Aprovechar lo que produce felicidad y me refiero a ropa, sofá, libro, cualquier cosa que se guarda para un día especial, tiene poco sentido, no se sabe si ese día llegará. Lo que si se sabe es que quien venga después de ti no lo va a apreciar y tus tesoros-cosas pueden pasar a ser cosas-basura.
Estas dos gatas rubias tienen 15 y 16 años, no han tenido ese problema tan humano, ellas disfrutaron todo en su momento y no tienen más asuntos pendientes que hacer, que su cuerpo añoso, las acompañe un poco más. Yaki también tiene deterioro cognitivo, hace más de 1 año tuvo un accidente y aunque se recuperó, tiene importantes secuelas y cada vez se refleja más en su cara, no sabemos si por edad o por la conmoción cerebral. De todos modos, es un recuerdo constante de la brevedad y la fugacidad de la vida y como siempre, de CARPE DIEM.

lunes, 4 de enero de 2016

Feliz Año con Henry


Hace unos días que tampoco sabemos nada de Henry, quiero confiar que en cualquier momento regresará y volverá a tomar posesión de su territorio Allí donde esté deseamos que sea feliz, pero si es con nosotros , mejor. Tiene nuestro amor, su casa y sus amigos esperándole. ¡Ven Henricito!

Feliz Navidad con Goni

Ella es tan joven que no conoció a Pou, que no sabe que él estaba en la felicitación navideña del pasado año. Siguen estando todos en nuestro recuerdo. y es bueno aprovechar los días de júbilo y tratar de mostrar más amor, comprensión y empatía con todo los seres sintientes