lunes, 14 de agosto de 2017

Mi armario de remedios para el alma


Tiene varios cajones. El primero es el de las Meditaciones. Lo abro y veo varias cajitas de luminosos colores; naranja, amarilla, azul, verde , rosa, fucsia, malva, gris plata, violeta.




Hoy saco la de color verde mar. Abro la tapa y surgen las olas. De agua clara, de un transparente y verde esmeralda, con olas más pequeñas, aún más verdes, que rompen en las rocas tornándose blancas, níveas, de encaje y puntillas. Otras llegan a la dorada arena y se funden con ella en un instante mágico, para alejarse presurosas otra vez mar adentro.
Los pensamientos se unen a esas olas viajeras y se van,dejando a los sentidos hacer sus funciones, oler, saborear, mirar, oír y tocar. sentirlo todo. Estar dentro de ese mar que inunda el cerebro y desplaza todo lo que no es maresía*, salado, azul verde, sonoro y líquido. El agua dibujando el cuerpo, adaptándose, fluyendo más cerca y más lejos, movimientos sin esfuerzo, como en un baile alado se tratara. Todo son buenas sensaciones, donde los interruptores pensamientos que quieren robar la calma, se alejan. Se alejan porque si tenían algún motivo para venir a perturbar, se les mira, sí es cierto,  mi pensamiento, a veces recurrente, que estás ahí por algo, te miro, te considero y con cariño te envío al cajón de Después, de procrastinar, ya mañana, si eso,  vuelves y vemos. ahora estoy en este mar, disfrutando con todos los sentidos, aprovechando esta energía que siento mía, este placer de mar que inunda mi mente y mi cuerpo. Todo lo que me ofrece este lugar maravilloso, que recibo con agradecimiento y aprecio.


*Maresía: olor de algas, de playa, de rocío salino, olor a mar. Según el diccionario de la Naturaleza.

martes, 8 de agosto de 2017

Hace un mes

 El 12 de Julio pasado hizo 200 años del nacimiento de Thoreau. Los humanos somos así de enrevesados. Buscamos maestros o mejor dicho, hacemos maestros a veces, a personas que no lo pretendían, que vivieron de la forma que pudieron una existencia difícil como la de casi todos, pero que de algún modo, sentimos que fue una vida coherente con su pensamiento. Algo de lo que aprender. Y no sólo por eso, sino por la emoción que produce leer unos escritos llenos de sinceridad, frescura y hermosa filosofía agazapada en cada linea de su Diario.
En este bicentenario, muchas personas están celebrando el nacimiento de un maestro que nunca pretendió serlo, que se sintió agradecido, cuando alguien le dijo que le gustaba oír sus conferencias y qué murió sin saber lo que escribir sus pensamientos iba a significar para tantos ciudadanos. Como muchos escritores que les llegó la fortuna demasiado tarde. Pero a él no, no le llegó demasiado tarde, porque vivía sin preocuparse mucho del sustento cotidiano y futuro, como hacemos la mayoría. Disfrutó de la Naturaleza todos los días del año y encontró en cada brizna de hierba, en cada animalito, en cada laguna un filón del tesoro del pensamiento que luego dejó enterrado entre las páginas que escribía, y que tantos años después descubrimos y gozamos con su personal visión.

domingo, 18 de junio de 2017

Agridulce

Un montón de ingredientes fuertes y sabrosos hacen un plato singular: Una buena materia prima, aderezada con miel, canela, cebolla, vinagre, sal, limón y naranja. Pimienta, clavo, albahaca, cacao y como no, azúcar.
Todo en un único plato. Más de 40 años. Alegría porque nunca es tarde, Tristeza por todo lo que me perdí. Dolor envuelto en papel de seda con cinta dorada que por fin se suelta y como humo gris, se eleva buscando las nubes de los recuerdos rescatados y despacito se va transformando en júbilo.
Tarta de nata y limón para el primer cumpleaños. El primero que me doy permiso para pensar, para perdonar y agradecer. Para disfrutar.
Enjoy. De lo que no sabía que tenía. De lo que tengo y de lo que tendré.
Amor, aderezado con buenos ingredientes y si es posible, no todos a la vez. Como la buena cocina mediterránea, un día con sal y otro con azúcar, para hacer que el tiempo transcurra plácida y serenamente, tzatziki y tiramisú.





martes, 16 de mayo de 2017

¿Sueños alcanzados?

Cuando leo lo mal que está todo, reconozco las deficiencias, pero también me doy cuenta de las metas alcanzadas. Del feminismo y lo que falta por conseguir. Y de los sueños que no se pudieron cumplir en el siglo XX, pero sí se pueden ver cumplidos en las hijas del siglo XXI.
Lo que entonces eran caminos de espinas, piedras y mil impedimentos para que una niña de un pueblo pequeñito, con la única arma de su creatividad, despreciando el escudo de la hipocresía y vistiendo únicamente la túnica transparente de la sinceridad, con los pies descalzos, creyendo que si los espartanos pudieron sobrevivir, ella también. Sobrevivir y cumplir sus sueños.

El Madrid tan sobrevalorado de la movida, de la bacanal posfranquista, o saturnal, si queremos aligerar algo, tenía una cara menos festiva y más cruel para quienes tuvieron que luchar por subsistir en un entorno hostil, con el feminismo en pañales y aunque la fuerza y la voluntad de trabajar duro no faltaba, se reducía a polvo cuando el derecho de pernada de los poderosos, -leáse jefes- se ponía en evidencia, frente a la necesidad de trabajar de las voluntariosas mujeres del siglo XX.
Así que lo que no se pudo conseguir o lo que no se pudo evitar entonces, me da ahora la alegría de alcanzar los sueños, a través de las mujeres de hoy, de las hijas de hoy, que han conseguido lo que su madre no pudo. Que sigue siendo imprescindible el esfuerzo, el sacrificio y el trabajo duro, pero que esta sociedad tan inhumana a veces, ha hecho de los caminos pedregosos, autovías y los padres autoritarios se han trocado en comprensivos dando buen equipamiento para que los hijos salgan a perseguir sueños, infinitamente mejor pertrechados que ellos.

jueves, 13 de abril de 2017

Vida y muerte estoica

Si te amas amarás tu naturaleza y tu destino. Sigue el recto camino guiado por tu propia naturaleza y por la naturaleza universal.
Meditaciones, de Marco aurelio
En el teatro romano de Mérida se representan obras relacionadas con él y debe ser emocionante sentarse en aquellas gradas que tienen unos dos mil años, pude sentarme, pero no había teatro ese día. Sin embargo, ahora se hace el mismo teatro en Madrid, que no tiene ese punto de antigüedad, pero son los mismos actores y el mismo libreto. Así que me encantó poder ver: Marco Aurelio
Estuvo bien, parte de historia, de sus meditaciones y muerte. Quizá porque su Estoicismo, le había llevado a superar cualquier tipo de muerte, el autor la contempló en la obra. Yo hubiese preferido que terminase antes y fuese algo más festivo, que acabase mientras escribía en las fronteras del imperio, en la lucha contra marcomanos y cuados.
Fue una bonita tarde, recordando a los estoicos y su filosofía tan atractiva para mí.


lunes, 20 de marzo de 2017

Los idus de Marzo

El 14 de Marzo fue un gran día. Una fecha para recordar. Un aniversario para el futuro.
Los romanos conmemoraban los Idus de Marzo como la fiesta de la primavera , el renacimiento de la Naturaleza cada año y el principio de las campañas militares, porque el buen tiempo las favorecía. Sin embargo, se hizo famosa la frase que un adivino dijo a Julio César: Cuídate de los idus de Marzo.
Correspondía al día 15 y hasta esa fecha los idus eran de buen augurio, pero esa vez, lo asesinaron y la fiesta se convirtió en luto y la República con sus defectos, dio paso al Imperio, mucho menos democrático y más expuesto al capricho del emperador de turno.
Mi 14 de Marzo no trascenderá a la historia, es totalmente subjetivo e íntimo. Es uno de esos momentos felices que como una etérea mariposa, de suave seda azul y oro, se posa en nuestra mano y con una sutil caricia se aleja, dejando constancia de la sublime belleza del instante, que pese a lo efímero, el recuerdo es perdurable. La constancia de las bellas palabras es para siempre y la emoción que produjeron, hará que se fijen en algún punto del cerebro, que en mi ignorancia desconozco, pero que no me impedirá recordarlas con enjoy. Me gusta este vocablo, disfrute.


jueves, 23 de febrero de 2017

Pronoia

Palabra bastante desconocida, de origen griego que significaba:  hacer provisión de tierras para los soldados.
Hoy tenemos,
 paranoia: Cuando el Universo entero conspira contra ti,
 pronoia: Cuando todo se pone a tu favor y te cuesta asimilar tanto bueno.
                 
Hay personas optimistas por naturaleza y otras que hemos llegado al optimismo, cultivando con esfuerzo el pensamiento positivo. Lo mejor es que en el momento más inesperado, cuando crees que has subido un peldaño en la escala de la felicidad por tu manera de enfocar, viendo el lado estupendo de las cosas, sucede el milagro... y todo lo bueno puede ser mejor, pronoia.